Blog Fundación Aon

Lenguaje inclusivo

lenguaje inclusivo

Ayer, 6 de diciembre, coincidiendo con el 40 aniversario de la Constitución Española, nos llegó la noticia de que la Comisión para las Políticas Integrales de la Discapacidad va a cambiar en la Constitución el término “disminuido” por “persona con discapacidad”. Esto se va a reflejar en el artículo 49, que ahora mismo dice: “los poderes públicos realizarán una política de previsión, tratamiento, rehabilitación e integración de los disminuidos físicos, sensoriales y psíquicos a los que prestarán la atención especializada que requieran y los ampararán especialmente para el disfrute de los derechos que este Título otorga a todos los ciudadanos”. De hecho, no va a cambiar solo el término “disminuido”, sino que cambiará el artículo para un contenido mucho más profundo y en el que queda patente que los poderes públicos velarán por la igualdad del colectivo de personas con discapacidad.

Esta noticia nos ha alegrado mucho, ya que un lenguaje inclusivo es uno de los primeros pasos para conseguir una sociedad inclusiva y además, el término minusválido tiene una serie de connotaciones negativas que de este modo quedan eliminadas.

Del mismo modo, nosotros podemos colaborar con la plena integración de las personas con discapacidad evitando hacer uso de expresiones y términos anticuados, inexactos, discriminatorios o inapropiados. Antepongamos todos “Personas con discapacidad” porque de este modo, lo primero que resaltamos es que son personas, independientemente de sus capacidades.

La Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica aconseja no utilizar la discapacidad como sustantivo. En lugar de sustantivar adjetivos, debemos utilizar otros términos absolutos, poniendo la palabra “persona” delante. Por ello, debemos huir de mencionar a las personas con discapacidad como “el discapacitado, la ciega, los epilépticos, una tetrapléjica”, etc. y hacerlo de la siguiente manera: persona con discapacidad, con ceguera, con epilepsia, con tetraplejia. Tampoco se deben utilizar los términos “discapacitado orgánico” o “discapacitado físico” sino “persona con discapacidad orgánica” o “persona con discapacidad física”.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies